Opiniones

Su aportación de ayudar y supervisar en la labor que realizan las distintas Entidades Benéficas a las que el Banco reparte alimentos y la captación de nuevos donantes, supone para esta voluntaria una gran satisfacción porque le permite poner un granito de arena para que alguien que lo necesita, pueda comer.
Mª Carmen, alegre por naturaleza, destaca precisamente eso. la alegría, como nota característica en la relación que hay entre todos los voluntarios.

Mª Carmen Rodríguez Cardenes

Tiene muy claro que la actividad que actualmente desarrolla en el área de Logística, le supone una gran ayuda para su jubilación puesto que le permite emplear una gran parte de su tiempo libre en algo positivo.
Para él es importante la ausencia de materialismo (no hay sueldos, no se hacen las cosas para escalar puestos, etc.) lo que hace que se entienda perfectamente el significado de la palabra “solidaridad” que, “sin duda, muchos habíamos olvidado”.

Antonio González Pardo

Ejerce sus funciones en el Área de Entidades Educativas, desde donde intentan concienciar a la comunidad educativa, de la importancia que tiene en nuestra sociedad la palabra “solidaridad”.
El clima de acogida y apoyo encontrado es lo que Carolina destaca de su labor como voluntaria lo que le impulsa a recomendar esta experiencia a otras personas porque puede encontrar en el Banco una gran variedad de temas en los que poder colaborar.

Carolina Pérez Vega

Ejerce su voluntariado en el Área de Administración
Carmen Doliz se ha sentido arropada en el Banco de Alimentos desde el primer día de tal manera que le parece estar con personas que ha conocido de toda la vida que le contagian su ilusión y optimismo. Su experiencia en el Banco de Alimentos la recomendaría a otras personas porque hay mucha gente cerca de nosotros que nos necesitan y también porque, a nivel personal, su labor de voluntaria le permite sentirse útil y viva y porque es el mejor “ANTIDEPRESIVO” del mercado.

Carmen Dóliz Nonato Pérez.

Ejerce sus funciones en el Área de Relaciones con las Organizaciones Asociadas de Reparto, en la que desarrolla su tarea visitando a las distintas Entidades Benéficas para prestar su asesoramiento y orientación al objeto de cumplir con eficacia las normas establecidas con respecto a la recepción y entrega de los alimentos.
Pertenecer al voluntariado del Banco le supone un compromiso con la sociedad, al tiempo que le permite comprobar, con respecto a las personas que comparten su tarea, la cooperación existente y las ganas de seguir en este proyecto.

Clara Perdomo Moreno

En el Banco de Alimentos ha encontrado mucho compañerismo y un motivo para colaborar a ayudar por el bien de los demás y superarse personalmente.
Diego eligió ubicarse en el almacén donde realiza labores de recepción, colocación, manipulación y distribución de los alimentos. Un trabajo que le satisface plenamente porque es importante para seguir realizando “una obra social muy interesante”.

Diego Higinio Pérez Suárez

El Banco de Alimentos le permite compartir parte de su tiempo de ocio en una labor con mucho sentido y que da muchas alegrías. Desempeñando tareas relacionadas con el área de Relaciones las Organizaciones Asociadas de Reparto, visitando a distintas entidades benéficas para orientarles en su tarea.
Gloria agradece a todos los compañeros y voluntarios externos la labor que están desempeñando por su eficacia y su gran gestión y anima a todo el que quiera y pueda a compartir su tiempo con nosotros porque considera que aún nos queda un camino por recorrer y, como los canarios somos generosos, está convencida  de que, juntos, lo conseguiremos.

Gloria León Quintana

Da gracias al Banco de Alimentos por la existencia del mismo y por darle la oportunidad de hacer algo útil y bueno, porque para él su trabajo como voluntario lo asume como un compromiso que le proporciona la satisfacción de servir al necesitado.
Ejerce sus funciones en el Área de Logística. De su relación con el resto de voluntarios destaca la buena disposición de todos y el compañerismo existente.

Isidro Moreno Cortes

Su incorporación como voluntario le ha supuesto una gran satisfacción porque le permite ayudar en lo que pueda a los necesitados. En el Banco de Alimentos, colabora en todo lo necesario en el almacén para recibir las donaciones de alimentos y su reparto a las entidades.

J. Gilberto Brito de la Nuez

La experiencia como voluntario en el Banco de Alimentos le supone una satisfacción personal y una ayuda en lo espiritual para reconocer que es un privilegiado por poder ayudar, con la aportación de su tiempo, a tantas personas que lo necesitan en estos momentos.
José Arnedo es el que plasma en su cámara de fotos y video la mayoría de las imágenes que van configurando la historia de nuestra organización.
El compañerismo, la amistad y la predisposición a escuchar y a echar una mano en el quehacer diario del Banco de Alimentos, es lo que destaca de su relación con el resto de los voluntarios.

José Arnedo Rico

Rodri, como se le conoce en el Banco, conduce uno de los furgones con los que, cada día, se acude a recoger las donaciones de alimentos en diversos lugares. Es un hombre que valora mucho la amistad y será por eso por lo que destaca de su relación con los voluntarios del Banco, la amistad que les une.
Como cree que es una satisfacción ser útil a los demás que lo necesitan, es por lo que anima a todos aquellos que estén jubilados a colaborar con esta organización.

José Rodríguez Sánchez

Juan Francisco lleva a cabo en el Banco tareas de “peón”, ayudando a cargar y descargar los alimentos y dejarlos preparados para que sean recogidos por las entidades benéficas. Una actividad muy distinta a la de su profesión y de la que se encuentra feliz porque se encuentra tan a gusto, que no la considera un trabajo. Será por eso por lo que la vitalidad de Juan Francisco está más cercana a una persona de 30 años que a la de su edad.
De la relación con el resto de los voluntarios, destaca el compañerismo y la amistad que existe a todos los niveles y que se siente desde el primer día y que se mantiene igual durante todos los días y meses. “Los considero a todos muy buenos amigos para siempre”.

Juan Francisco Fleitas Ascanio

Para él su estancia diaria en esta organización sin ánimo de lucro la supone una enorme satisfacción personal.
Para Juan la característica principal de la relación con sus compañeros voluntarios es la amabilidad y la buena sintonía que hay entre todos ellos, lo que contribuye a sentirse muy a gusto y recomendar a otras personas compartir esta experiencia de voluntariado porque “vale la pena la labor que se realiza”

Juan Galindo Rocha

Su experiencia como voluntario le está suponiendo una gran satisfacción porque está empleando su tiempo libre en favor de las personas que lo están pasando mal porque carecen de lo más básico que es la comida.
Eligió el área de Logística para llevar a cabo su tarea, y, en el almacén, colabora en la recepción de los alimentos, su preparación y entrega a las entidades. Esta tarea le permite estar muy en contacto con los otros voluntarios, de los que destaca la colaboración, el entusiasmo y el esfuerzo que ponen, cada uno en su parcela, para el eficaz funcionamiento del Banco de Alimentos.

Juan Martín Almeida Medina

Habían pasado pocos días desde que Julio se jubilase, cuando su amigo Nicolás Rodríguez Sánchez, le preguntó si le interesaba trabajar para un Banco. ¿Pagan mucho? preguntó Julio, “Te vas aforrar” , le contestó Nicolás. Y efectivamente, Julio se ha “forrado” de satisfacción hasta la fecha.
Ha encontrado en el Banco de Alimentos de Las Palmas un motivo de ocupar su tiempo en una causa solidaria, colaborando en el área de Logística donde es uno de los más veteranos y que le hace vivir en todo momento un ambiente de solidaridad.
Siempre está dispuesto a animar a otras personas jubiladas o próximas a jubilarse para que compartan con él su experiencia porque considera que, se mire por donde se mire, las actividades que tiene el Banco de Alimentos son muy gratificantes.

Julio González Díaz

Su actividad la desarrolla en el área de Relaciones con las Organizaciones Asociadas de Reparto, visitando a las distintas Entidades Benéficas para prestar su asesoramiento y orientación al objeto de cumplir con eficacia las normas establecidas con respecto a la recepción y entrega de los alimentos.
Para Leticia, su trabajo como voluntaria es una manera eficaz de ejercer la solidaridad con las personas necesitadas y considera que no hay nada que nos haga más felices que ayudar en algo tan necesario como la alimentación a personas que, sin esa ayuda, se verían en situaciones límite.

Leticia Sastre Cabrera

Se considera un agraciado por poder colaborar activamente en el Área de Logística, lo que le supone conocer de primera mano todo lo concerniente a la llegada, selección, estiba y distribución de los alimentos.
Luis es padre de familia numerosa y anima a todo el que puede a ser voluntario, porque es saludable, entre otras cosas, por poder tener el tiempo ocupado, aunque “no todo el mundo tiene por qué tener esta visión del voluntariado.”

Luis Delgado Barraso

Su trabajo en el Banco consiste en clasificar los alimentos destinados a las entidades a las que se reparten, y, en general, colaborar en todo lo que haga falta. En esa tarea diaria, Manolo, hombre amable y servicial, destaca lo maravillosas que son para él las personas con las que comparte sus tareas con las que da gusto trabajar.

Manuel García Falcón

Se dedica en el Banco a separar y clasificar los alimentos procedentes de las mermas de distintos comercios y es una de las habituales colaboradoras en las distintas operaciones kilo que se llevan a cabo.
Ella destaca como principal característica del equipo de voluntarios, la capacidad de sacrificio, el espíritu de colaboración y el sentido de compañerismo.
A todo el que pueda, recomienda que sea voluntario del Banco porque es una labor necesaria y las manos son pocas a la hora de ayudar a los demás.

Margarita Casañas Pérez

Como a Mª Jesús le gusta hacer algo por los demás, se ha quedado “enganchada” al Banco. Su labor está ubicada en el Área de Relaciones con las Organizaciones Asociadas de Reparto, llevando a cabo las tareas relacionadas con las visitas de asesoramiento y observación de las distintas entidades benéficas con las que se colabora. También colabora en el área de Relaciones con las Empresas, dedicándose a la captación de nuevos donantes.
Destaca la muy buena relación que hay entre el voluntariado como si se conocieran de toda la vida. Por esa relación y porque está impresionada con la organización del Banco de Alimentos de Las Palmas, al que considera una organización muy necesaria en los tiempos que corren, es por lo que animaría a otras personas a compartir su experiencia como voluntaria.

Mª Jesús González Marrero

Su decisión de ser voluntario le permite seguir activo. Pero lo más importante es sentirse útil hacia los demás, poniendo su granito de arena en la gran labor de ayudar a los más necesitados. Ello le hace crecer como persona, en el aspecto humano, físico y mental, ya que “aquí solo piensas en hacer las cosas bien por los demás”.
En la actualidad se encarga de preparar la documentación necesaria para la entrega de alimentos a las Entidades Benéficas.
Pedro anima a muchos amigos y conocidos, que ya están jubilados, a que se incorporen a esta gran labor social como voluntarios, ya que, sin darse cuenta y día tras día, verán cómo se llenan de humanidad y espíritu de servicio a los demás.

Pedro S. Marrero Davila

Para esta aruquense, ser voluntaria del Banco de Alimentos de Las Palmas le supone una doble gratificación personal. Por una parte, desarrollar lo que realmente sabe y le gusta hacer y, por otra, adquirir el compromiso de la ayuda desde la gratuidad y la solidaridad.
Pepa empezó acudiendo al Banco de Alimentos una vez por semana y ahora viene todos los días en horario de oficina. Tiene a su cargo la contabilidad del Banco.
Considera a los voluntarios como un grupo heterogéneo que se ha convertido en homogéneo por un fin común: “La ayuda a los más necesitados”.

Pepa Hernández Hernández